El País

Red Bull con sabor a frutos rojos

Quien me conoce, lo sabe. Porque me ha visto después de comer ofreciendo mi reino por un Red Bull que me devolviera a la vida o porque ha visto mi cara, de noche, en un bar, cuando lo he pedido en la barra y me han dado gato por liebre. Como si fuera igual una bebida energética que otra… ¿Te daría a ti igual, camarera insensata, que te dieran otro bebé que no fuera el tuyo en la sala de maternidad? Pues esto es peor, porque al bebé no te lo vas a comer, no va a entrar en tu torrente sanguíneo.

De todas formas, desde que no trabajo en un sitio donde hay una nevera llena de Red Bull inagotable y gratis en cada despacho, llevo la adicción bastante mejor. Salvo cuando lo huelo. No me dejéis oler vuestro Red Bull, en serio, no me dejéis.

Hoy he visitado mi antigua oficina, con las neveras ahí a la vista, y sin candado, y me he sentido como una orgullosa exmiembro de Proyecto Hombre. Lo he mirado con distancia, con madurez, como si esa relación diaria que tuvimos fuera ya una cosa que casi no recuerdo. Hasta que me han ofrecido probar los sabores nuevos y he salido con tres latas en el bolso.

¿Pero cómo decirle que no a este diseño en rojo brillante? ¿Se puede decir que no a una caja roja de bombones? ¿A una fresa madura? ¿A Satanás? No.

 

Que las uñas no te impidan ver el bosque.

Se han abierto botellas de vino de cien años con menos ceremonia de la que yo he puesto en tirar de la anilla roja y oler el contenido. El sabor es una maravilla y creo que puede callar las bocas de esos que se quejan siempre de les sabe a jarabe, y al mismo tiempo, gustar a los que no nos lo inyectamos en vena solo por el placer de que pase primero por las papilas gustativas. Eso sí, el dulzor del final se queda contigo, a vivir en tu esófago para siempre.

¿Hace el mismo efecto? Considero que es posible, dado que me encuentro tecleando ahora mismo con los ojos abiertos, y no es una circunstancia habitual en mis posts, cuando los escribo después de días como el de hoy. Así que los que lloriqueáis porque os da taquicardia, seguramente podéis seguir exagerando tranquilos.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Bebidas

9 Comentarios

  1. Lara la la
    Publicado: 31 7/12 a las 20:11 | Permalink

    No he podido ver el bosque <3 ¿Dónde conseguiste ese esmalte?

  2. Yol Violet
    Publicado: 2 8/12 a las 13:53 | Permalink

    Yo soy de las que digo que esas cosas me dan taquicardia… Pero es que es verdad!! >.<

    Otra cosa, y perdona por el off topic… ¿Has probado los polos de Pantera Rosa del Mercadona? :P No puedo evitar acordarme de ti cada vez que los veo. Y están buenos, además!

    • Carmen Pacheco
      Publicado: 6 8/12 a las 22:48 | Permalink

      ¡Eres la segunda persona que me lo dice! :D

      • Yol Violet
        Publicado: 7 8/12 a las 8:51 | Permalink

        Los probarás y lo contarás aquí? :D

  3. dumdeedle
    Publicado: 3 8/12 a las 17:29 | Permalink

    ¡¡Qué cierto es lo del olor!! y después viene el primer sorbo y mi mente siempre se pregunta “¿cómo has podido dejar pasar tanto tiempo desde la última vez?!!!” Aunque para mí es más adictivo el “Burn”…

  4. Migue
    Publicado: 14 8/12 a las 15:50 | Permalink

    Yo antes bebía red bull sobre todo cuando fumaba, pero me sientan fatal al estómago, y entre que soy nervioso y eso te levanta, pues imagínate. El último me lo tomé de fiesta a la 1 y me pegue despierto hasta las 9 de la mañana, comiendo techo.

  5. Publicado: 14 8/12 a las 16:23 | Permalink

    Como con todo hay que tener cuidado con engancharse, ya que el red bull crea adicción, pero a quien lo he salvado de una pájara en un viaje, en una entrega de un trabajo o en una salida nocturna. Enhorabuena por el articulo, es de lo mejor que he leído en mucho tiempo sobre un producto, y que producto.

    Pd. Siempre nos quedara un redbull.

  6. Irene
    Publicado: 15 8/12 a las 1:48 | Permalink

    El mejor sin duda, el azul.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>