El País

Energéticos naturales: maca, quinoa y amaranto

Cuando volví de Seattle, el jet lag me duró más de una semana, aunque según mi hermana yo he tenido jet lag toda la vida. Esta opinión parece ser compartida por la mayoría de mis conocidos, que si han pasado muchas horas conmigo, habrán podido ver cómo de vez en cuando me acurruco sobre una silla, allá donde esté y me quedo en “modo ahorro de energía” porque si no, no llego al final del día. No sé si es falta de hidratación, de los alimentos correctos, de hierro, de vitamina B12 (durante una época tuve que inyectármela día sí día no) o de un diseño de fábrica defectuoso, pero ningún análisis ni ningún médico han dado nunca con la explicación. Y siempre estoy cansada. SIEMPRE.

Ahora que no como carne (aunque sigo comiendo pescado, de vez en cuando), por fin estoy prestando atención seriamente a mi alimentación y sé que no me faltan proteínas ni otras cosas, pero para complementar los batidos verdes que desayuno, fui a buscar un suplemento al herbolario. Le dije a la dependienta que mi problema había sido siempre la falta de energía y me recomendó Macamix.

Macamix, que, tal y como estáis pensando, parece el nombre de una recopilación de reggaeton, es una combinación soluble de maca, amaranto y quinoa, tres cosas que si uno busca sus propiedades en google, parecen ser suficiente para subsistir en una subida al Himalaya o varios meses en una estación espacial.

“Con esto es imposible que te falte energía”, me dijo la chica del herbolario y yo no la creí, porque a mí todo me hace un efecto placebo inverso, que consiste en estar segura de que ningún remedio sirve para nada y que si a la gente le funciona es porque se lo creen. ¿Las escayolas en los huesos rotos? Efecto placebo. ¿Los trasplantes de corazón? Efecto placebo.

Como no puedo librarme de esta descreencia, intento engañarme a mí misma y participar del efecto también, fingiendo que me lo creo todo, y a veces os juro que no puedo decir si me lo creo o no. Esto me pasó con el Macamix, que me tuvo todo el día muy positiva, andando de aquí y allá por mi casa, como si rebosara energía hasta que a las ocho de la tarde me encontraba tendida bocarriba en mi cuarto, rogando porque alguien viniera a cerrar la tapa del sarcófago.

Conclusión: mi constitución de tísica decimonónica se pasa la maca, la quinoa y el amaranto por el forro, pero sigo añadiendo Macamix en los batidos a diario, porque no es malo, sabe riquísimo y hundir la cuchara en el bote lleno del producto molido despierta algún recuerdo de la infancia que me hace infinitamente feliz, desde el cansancio. A veces hay que conformarse con eso.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Remedios

5 Comentarios

  1. Valleka´s Stallion
    Publicado: 4 9/12 a las 12:10 | Permalink

    En mi barrio hay uno que tiene un negocio de venta de energeticos con una ubicación un poco laxa dentro de la manzana, una persona muy presumida que le gusta ir lleno de alajas, basicamente como a mi abuela pero nada mas que este no creo que huela a perfume de Gloria Vanderbilt. Hay dias que trabaja más que otros y no tiene horario fijo, por lo que me imagino que este dado de alta en autonomos y sea una especie de freelance, asi que no podria decirte cuando podrias adquirir sus productos. Pero creo que estos si que deben de ser bastante energéticos porque vienen jovenes deportistas con chandal y andando de puntillas (porque son sprinters como Usain Bolt) a adquirir sus productos, los cuales no son precisamente baratos, y aqui es donde voy, si los productos de herbolario que mencionas fuesen tan efectivos como mentan sus suministradores, una de dos, o los venderia mi colega “el autonomo” en su ubicación laxa dentro del Barrio, o los venderia mi colega el del porche y el chalet en la Sierra en su ubicación definida dentro del barrio, su farmacia, la cual imposibilita a su vez la ubicación próxima definida de un establecimiento similar. Pero en ambos casos tendriamos una similitud, su precio desorbitado.

  2. Publicado: 4 9/12 a las 13:04 | Permalink

    yo probé las pastillas de guaraná.. y mentira cochina.. ni energía ni porras, yo esperaba un subidón subidón y seguía igual de cansada después de la noche de juerga! :b

  3. montse
    Publicado: 4 9/12 a las 14:27 | Permalink

    la acupuntura en estos casos acostumbra a dar muy buen resultado.

  4. Leonoe
    Publicado: 5 9/12 a las 9:22 | Permalink
  5. Cristina Galindo
    Publicado: 9 1/14 a las 14:12 | Permalink

    Hola. Acabo de descubrir este…¿blog? Así como tu existencia y con ambas estoy encantada. Sin embargo, me gustaría avisar de la Maca, producto recomendadísimo por mil webs y cuya efectividad (al menos tomando raíz de maca en pastillas, sola) puedo dar más o menos testimonio.

    A lo que venía, que sí, que sí que es muy buena, pero hay que informarse antes de tomarla. La maca aumenta la fertilidad y la líbido, lo segundo genial pero si tomas anticonceptivos orales, mi deducción particular es que presentará contraindicaciones.

    Lo mismo digo del Ginseng (esto ya no es particular, es cosa del médico). El ginseng aumenta el efecto de la píldora anticonceptiva mientras lo consumes. Sin embargo, en el momento en el que dejas de tomarlo digamos coloquialmente que tu “cuerpo” cree que has dejado de consumir la píldora y el riesgo de quedar embarazada aumenta mucho.

    Lo siento por enrrollarme pero yo me informé mucho al respecto y me siento con la obligación de no dejar que la gente se tome cosas sin saber.

    Un saludo y felicidades por todos los artículos y publicaciones :)

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>