El País

Encontrar la botella de agua perfecta

Morir de deshidratación de una de las ciudades donde más llueve de Norteamérica, habiendo nacido en una de las ciudades donde menos llueve de Europa es algo muy en mi línea editorial. Me imagino muerta, con la lengua fuera y dos crucecitas en los ojos, mientras todo el mundo que me conoce asiente convencido “esto es muy del estilo de Carmen”.

He pensado a menudo en ello desde que estoy aquí, porque no bebo agua. Y no bebo agua porque desde que llegué he estado esperando a encontrar la botella de agua perfecta. Y sin la botella de agua perfecta no puedo beber.

Son las reglas del mundo de Carmen. La civilización podría estar colapsando (más) y yo seguiría buscando una botella bonita y poco práctica para poder beber.

En Madrid tengo una botella de cristal adornada con letras azules que pone “Agua, water, transparent, fresh, H2O…” y cosas así. Es la botella de agua que diseñaría una niña de doce años repelente tratando de ser original y por eso creo que es perfecta para mí, pero obviamente, no me la iba a traer conmigo en la maleta.

Aquí en Estados Unidos la gente va a todas partes con sus recipientes, llenos de agua o té o café o diosabequé. Muchos de ellos son semitransparentes y tienen unos dispositivos complicadísimos para abrirse y beber, como si llevaran incorporadas unas pajitas del futuro. Yo los odiaba y me daban un poco de asco porque me parecían biberones enormes y automáticamente veía a sus dueños como bebés gigantes chupando manzanilla tibia. No me preguntéis por qué manzanilla tibia. Yo convivo con mi cerebro, no trato de entenderlo.

Pero esta impresión mía cambió súbitamente el día que me crucé con una mujer acompañada de un niño asiático gordito de aspecto mustio, y los vi subirse a un coche. El niño llevaba un recipiente enorme, pero ENORME, colgado de la mochila. Era verde semitransparente y fluorescente y en el interior flotaba un líquido claro con muchos cubitos de hielo. Y pensé: este pobre niño gordito, forrado con ese plumas infame, que es a todas luces obligado a realizar alguna actividad extraescolar probablemente deportiva, ese niño gordito tiene como único consuelo su recipiente gigante de líquido bien frío que su madre le ha llenado de cubitos de hielo como si esos hielos fueran a anestesiar la pena de ser un niño gordito con una agenda apretada.

Y me dije a mí misma: el niño eres tú, el coche de su madre es tu vida y ese recipiente lleno de cubitos es lo único que puede salvarte. Tienes que comprarte uno cuanto antes.

Pero aunque en cualquier supermercado de aquí tienen muchos tipos para elegir no conseguía dar con el adecuado. Se lo conté a mi amiga indonesia, de Yakarta, y se tapó los ojos y susurró “Oh my god…”, en ese tono que quiere decir “dios, eres esa clase de loca…”, pero luego se recompuso y me sugirió que fuera a REI.

REI es como el Corte Inglés de la gente de Seattle. Sólo venden equipamiento para hacer hiking, acampadas, montañismo, escalada, piragüismo y otras actividades campestres que no sé ni como se llaman. A los Seattleites les encanta porque es una marca autóctona (aunque venden también todas las demás marcas) y, como ya dije en otro post, su concepto de la moda en general es ése. Salen a la calle como si fueran a descubrir un nuevo continente. A lo mejor no sé transmitir bien la relación de la gente de esta ciudad con la naturaleza. A lo mejor os tengo que enseñar la idea que ellos tienen de centro comercial:

 

Sí, esto está dentro del recinto de la tienda.

Y un circuito para probar las bicis (no hikers!)

Igual venir aquí a por una botella de agua es sobredimensionar las cosas...

 

Por si te no te ha quedado claro de qué va la tienda.

Yo ya había estado en REI para comprarme unas botas de hiking y un impermeable, pero no quería ir expresamente allí a comprar una botella de agua. No quería llegar a ese extremo… aunque, qué diablos, si no ecuentras tu botella de agua perfecta en REI no la vas a encontrar en ningún otro sitio del mundo:

Música celestial.

Y para añadir más variables: fundas de botellas de agua.

Después de estar un buen rato examinando y eligiendo mientras era continuamente interrumpida por apuestos dependientes con aspecto de poder decirme cómo matar un oso con una navaja suiza, me decanté por la botella menos práctica y más cara (absurdamente cara), una proporción que siempre me acaba seduciendo. Pero no me diréis que no es bonita.

Y no pude evitar comprar también una de plástico (¡pero BPA free! ¡Creéis acaso que iba a poner mi vida en peligro!) pequeña de la marca de REI, porque cuando estás allí un rato te enamoras de la tienda y quieres llevarte un souvenir.

¡Pero no te vayas a ir sin probar las botas de hiking!

Sé que este post hubiera sido más útil si, en vez de contaros mi vida, hubiera enumerado los tipos de botellas de agua que hay en el mercado y cuáles son más prácticos y mejores. Pero la moraleja de esta historia es que, en la búsqueda de la botella de agua perfecta, uno ha de escuchar tan solo a su corazón y emprender el viaje hacia donde éste le guíe. No es necesario que me agradezcáis el consejo. Os lo doy porque os quiero.

Esta entrada fue publicada en Bebidas, Deporte, Lugares, Moda

21 Comentarios

  1. Manuel
    Publicado: 8 6/12 a las 8:08 | Permalink

    Gracias. Me ha hecho llorar.

  2. Elena Nito
    Publicado: 8 6/12 a las 8:22 | Permalink

    Hola, Carmen, me acabo de enganchar a tu blog y me he convertido en una yonki de tus crónicas desde el otro lado. Estoy totalmente de acuerdo contigo, hay que seguir la llamada del corazón cuando se compran estos pequeños objetos destinados a hacernos la vida más agradable.

    Gracias mil por el consejo y por querernos, of course.

  3. Publicado: 8 6/12 a las 10:43 | Permalink

    Empiezo a pensar que los publicitarios estamos todos cortados por el mismo patrón. ¿Nos harán algún tipo de condicionamiento mientras estudiamos?

    Me identifico absolutamente con la situación que cuentas. Yo he llegado a no comprar cosas que necesitaba perentoriamente porque “no tenían el matiz de azul perfecto”. Y comprare productos mucho más caros que otros sólo por que eran “tan bonitos”. Por suerte los que me rodean ya se han acostumbrado, pero estoy más que habituada a la cara de “Dios, eres esa clase de loca…”.

    Si, lo soy. ¿Qué pasa? :-P

  4. Publicado: 8 6/12 a las 11:21 | Permalink

    Debo reconocer que tu botella es BELLA, ya quisiera tener una asi, pero créeme que no invierto nada de tiempo en buscarla, tengo una bien normalita que uso a veces para el gym y ya está ( normalmente llevo el envase original). No camino por la calle con botella en mano porque es RE INCOMODO! Y lo de llevarla en la cartera ya me ha generado mas de un disgusto -el agua siempre termina cayendose por mas segura que sea la bendita botella-.

    Tu blog es simplemente genial… y si, eres esa clase de loca… :)

  5. Publicado: 8 6/12 a las 11:28 | Permalink

    Qué grande.

  6. Publicado: 8 6/12 a las 11:29 | Permalink

    Qué grande!

  7. Efe
    Publicado: 8 6/12 a las 11:47 | Permalink

    ¡Aplausos por favor! Yo he empezado una cruzada particular contra el agua embotellada, me compré una botella de Camelbak en el cortilandia y la voy rellenando donde puedo ¡muerte a Fontvella!
    Cambiando de tema, creo que el estilo de los habitantes de Seattle es ésto http://en.wikipedia.org/wiki/Wilderness_chic (también es aplicable a los estudiantes de los USA que vienen a España)

  8. Marquesa de Chambery
    Publicado: 8 6/12 a las 13:24 | Permalink

    Lo mejor de S Moda es tu blog. El resto de contenidos prácticamente podrían suprimirlos. Palabra de marquesa.

  9. Publicado: 8 6/12 a las 13:49 | Permalink

    Yo también he encontrado mi botella de agua perfecta!! y es una botella de cristal de cerveza del Lidl con cierre…
    http://3.bp.blogspot.com/_LQyp_Bi9zaw/Su7ylWxlw2I/AAAAAAAABOg/4nKfGxxebI8/s400/IMG_3447.JPG
    Me encanta, por que en el trabajo visto por fuera parece que me estoy inflando a cerveza todo el día jijijijiji

  10. Espita Gorgorita
    Publicado: 8 6/12 a las 15:30 | Permalink

    Pero, con todo lo que llueve ahí, ¿no hay fuentes? Es que lo de ir cargada no es para mí. Si no llevo ni llavero para que abulte menos!

  11. Marta
    Publicado: 8 6/12 a las 15:31 | Permalink

    Lo del niño gordito con su botella verde transparente con hielitos, me ha llegado al alma. Buenísimo.
    Sólo quería comentarte que estoy verrrrde de envidia, porque esta tienda salió en un programa de estos americanos que nos traen a los Spanish tv, llamada MegaStores o algo parecido. Y quiero ir solo por decir que he estado.
    La botella muy bonita también. Yo estoy buscando una también, pero no tengo megastore :(

  12. Publicado: 8 6/12 a las 17:34 | Permalink

    No estás sola Carmen, yo me traje una botella de agua vacía de Alemania solo porque era azul y con la forma y volumen perfectos para tenerla todo el día en la oficina. Tu botella es muy bonita, un poco cara eso sí, pero piensa que la vas a rentabilizar y vas a ayudar al medio ambiente (con esto ganas puntos en mimetización con el sentimiento americano).

  13. sara
    Publicado: 10 6/12 a las 22:58 | Permalink

    y mientras estas tenemos , miles de personas muriendo por falta de agua. Pero tranquilos no pasa ná. Realmente ¿esto es necesario? ¿como está el mundo!

    • Merak
      Publicado: 12 6/12 a las 18:10 | Permalink

      Esto es un entretenimiento como cualquier otro, nada más. ¿Es necesario que vengas a recordarnos lo malos que somos cuando podrías aprovechar ese tiempo salvando el mundo? A lo mejor las grandes multinacionales cavan pozos de agua si nos dedicamos a sufrir y a preocuparnos por las cosas que no podemos cambiar, quién sabe.

      La botella muy mona. Pero yo ni por esas bebo agua.

  14. Jorge
    Publicado: 11 6/12 a las 14:28 | Permalink

    Desde hace unos años mi vida ha ido cambiando paulatinamente. El consumismo esta por todas partes y lo mejor de la ecuacion es su caracter cada vez mas perecedero. Ya son 3 las condiciones que busco para cualquier cosa que compro: portable, duradero , y lo mas importante Realmente Util.
    Esta claro que bajo esta premisa mi vida ha mejorado, ha desaparecido tanto la ansiedad por la posesion, como los antojos que, como tu botella de agua, insultan a la razón y la inteligencia y aun así creemos poder comentar con los demas como una manera de canalizar y enfatizar nuestra personalidad… una loa a la estulticia mas bien.
    Que adorable excentricidad la tuya, no? “Oh, no me mires así, esa soy yo, que le vamos a hacer?” Rematarte, es lo unico que se hace con los animales cuando sufren ya sin remedio, aunq no lo sepan.

  15. Publicado: 11 6/12 a las 14:56 | Permalink

    !Me ha encantado! Me encantas como escribes, además te entiendo taaanto, que como no, me siento identificada. Felicidades!

  16. Jasi
    Publicado: 11 6/12 a las 21:21 | Permalink

    Comprendo eso de “antes muerta que sencilla” pero es posible que en este caso la elección de la botella de agua perfecta tenga su utilidad práctica entendible por todo el mundo. Estoy seguro de que según en qué envase se almacene el agua su sabor será diferente. Eso ya podría valer como explicación.

    He alucinado con la última foto, la del probador de botas. Me ha recordado una de esas atracciones que cada año pueden verse en el Festival de la Infancia y la Juventud de Barcelona. ¿Había también en ese REI un policía en moto dispuesto a dar paseos a los nenes? Seguro que los niños se lo deben pasar bomba en REI, aunque sólo sea por todos esos objetos punzantes y peligrosos que suele haber en los “Servicio Estación”. Los niños tienen facilidad para imantarse a lo peligroso.

    Saludos

  17. Laura
    Publicado: 28 6/12 a las 15:07 | Permalink

    Qué grande!!!
    Sin duda la parte que más me ha emocionado es la del niño gordito con su enorme recipiente y qué decir de la concepción de los Seattleites de los centros comerciales :)
    Soy asidua a tus crónicas y ésta, sin duda, me ha transmitido otra forma de ver las cosas, desde un punto de vista típicamente americano.

    Un saludo

  18. Publicado: 30 6/12 a las 2:35 | Permalink

    coincido que lo mejor son tus blogs. me parto contigo. bonita botella. si eres coleccionista, tienes que comprar una de estas. es un proyecto de un amigo. les ha costado mucho lanzarlo, pero están consiguiendo muchas cosas, míratelo http://jointhepipe.org/en/#shop

  19. Anónimo
    Publicado: 20 11/12 a las 12:11 | Permalink
  20. Publicado: 13 1/13 a las 18:23 | Permalink

    es verdad e muy grande

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>