Blancanieves, Alicia y Cenicienta: inspiración para joyas de cuento

Cuenta la leyenda que por los años 80, un tal bardo madrileño, cuyo nombre es Sabina, Joaquín, cantaba aquello de “las niñas ya no quieren ser princesas”. Y razón tenía, porque nadie deseaba ser asediada por una madrastra requetemalvada, perseguida por un lobo devora-abuelitas, estar muerta en vida aunque te bese un príncipe ni tampoco casarse con una bestia tenga o no un gran corazón. A la generación de niñas que vino después, Disney y todo su azúcar las convirtió en coleccionistas de muñecas rosas, aunque vistan sari o cola de pez. Y ahora que las princesas de verdad son de clase media y estudian o trabajan, llevan vaqueros y compran en Zara, el mundo del cine se confabula para que las de mentira muestren su lado guerrero y las malas sean tan fascinantes y hermosas que ya no den grima, sino envidia.

Mientras, en el mundo real, el imaginario de los cuentos clásicos tal y como nos los trajeron los hermanos Grimm y Perrault sigue sirviendo de inspiración, especialmente para mentes creativas de la joyería y la bisutería.

Blancanieves: no importa la versión que se haga de ella, -gótica, dulzona o muda, como la película española con Maribel Verdú que se estrena el próximo 28 de septiembre- esta historia es y será siempre un hit. ¿Será por la manzana? Consigue la tuya y cíñetela al anular: ésta tan verde es de Pieces (6,40 € en Asos). La roja mordida, para colgarte al cuello, es tan realista que sólo su tamaño advierte de que no es un alimento. Es de Onch Movement (60 $, 48 €) y responde al nada equívoco nombre de The Poison Bite (el mordisco envenenado).

The Poison Bite – Onch Movement

Alicia: la curiosa niña que deambula por un país onirico -y repleto de guiños matemáticos-, que se topa con conejos apresurados, gatos sonrientes y sombrereros locos ha dado pie a numerosos actos de creatividad, de películas a canciones, desde la publicación del libro de Lewis Carroll en 1865. Si te atreves a encoger como ella, prueba el bebedizo del colgante de Pendientera (24,50 €) y combínalo con otros objetos emblemáticos de su viaje repleto de maravillas -el reloj, los naipes, la tetera, la llave…- que componen la pulsera (30 €).

Cenicienta: una calabaza por carroza no la puede tener cualquiera. Cenicienta se ganó la simpatía del hada y la consiguió. Si es tu carruaje soñado, puede ser tuyo en formato charm en plata (20 $, 16 €) para llevarlo siempre puesto. Para las fans del zapato de cristal, este anillo también en plata (49 dólares neozelandeses, 32 €) de Good as Gold.

Erase una vez…


Blancanieves (2012) – Teaser trailer 

Esta entrada fue publicada en Arte, Artesanos, Música

3 Comentarios

  1. Publicado: 29 8/12 a las 13:38 | Permalink

    Muchas gracias por mostrar mi trabajo en este bonito post Victoria.

    • Victoria Salvador
      Publicado: 29 8/12 a las 17:14 | Permalink

      Con tu trabajo se pueden hacer más de 300 posts! Gracias a ti.

  2. Paburo
    Publicado: 31 8/12 a las 17:16 | Permalink

    Buen post y buenos artículos Pendientera.
    Saludos

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>