¡Qué mono (pantalón)! Elige el tuyo en la red

No se sabe a ciencia cierta en qué momento hizo su aparición como prenda habitual el mono-pantalón, ese híbrido de pantalón con camisa, aunque su origen obrero parece claro y su adopción por la alta moda y la cultura pop a partir de los 60 también. Icónica es la imagen del personaje de ficción propagandista norteamericano Rosie the Riveter, con página web propia, una aguerrida trabajadora en mono y bandana de lunares cuya misión era animar a las mujeres a arremangarse y ocupar en las fábricas los puestos libres dejados por los hombres que se hallaban en el frente durante la Segunda Guerra Mundial. Tampoco se escapa esta prenda de pertenecer al imaginario que para la eternidad se identificará con Elvis Presley, cuyos monos-pantalón esculpidos sobre sus cada vez menos duras carnes a medida que la decadencia hacía mella en él, y que han merecido un libro entero (“Elvis Jumpsuits All Access“, 14,99 $, unos 11,75 €), siguen siendo imitados por Elvises con mayor o menor talento, pero siempre enternecedores. Otros insustituibles iconos pop que han lucido con honores esta difícil prenda son David Bowie, Freddy Mercury o Abba.

En la moda los 60 fueron el momento clave para el mono-pantalón. Olvidaos de Scarlett o de Uma: la chica que hizo suyo el mono-pantalón o jumpsuit fue Emma Peel (encarnada por Diana Rigg), la británica y original espía de la serie “Los Vengadores”. Tanto, que la empresa de confección T.B. Jones Ltd. de Londres ideó el “Emmapeeler”, un mono-pantalón elástico en 8 colores con el que las chicas atrevidas de los Swinging Sixties podían desde hacer karate a marcarse un baile.

Yves Saint Laurent o Halston, entre otros, dotaron de glamour la prenda, que pasó a elevarse a los altares de la moda disco en los 70 ensanchando perneras, cortando mangas, destapando espaldas y cubriendo de brillos. Los 80 trajeron colores básicos y telas sencillas -¿quién no se acuerda de Parchís?- y los 90 el olvido total. Desde hace unas temporadas y coincidiendo con el renovado gusto por los 60, 70 y 80 -las ideas se reciclan, como la energía- en esta segunda década de los 2000 el mono-pantalón ha vuelto con tal fuerza que hay tiendas online con apartado propio (busca rompers, jumpsuits o playsuits).

Recupéralo en alguna de sus múltiples versiones:

El mono corto casual. Ideal para el verano y los días playeros. En liso (Bobi para Revolve Clothing, 44,81 €) con bambas floreadas y capazo, o estampado (Forever 21, 19,75 €) con sandalias romanas.

El mono largo deportivo. También muy cómodo para la playa, como éste de American Apparel (53 €).

El mono con escote halter. Largo (Nightcap para Revolve Clothing, 233,50 €), o corto (Akira, 46,90 $, unos 36,75 €), siempre elegante, con sandalias de taconazo y clutch.

El mono con estampado o color impactante. No pasarás desapercibida con este modelo de Romwe (72,89 €) con print galáctico o con el de tono mostaza con contrastes en negro, de VJ Style (34,50 €).

El mono negro. La mejor inversión: es como el LBD pero con perneras. Este de Miss Sixty (147,99 €) promete quedar bien a todas y combinar con todo, de día y de noche. El modelo con cuello joya de Barbarella para Buylevard (81,42 €) exhala más nocturnidad.

¿Cuál va a ser la estrella de tu guardarropa este verano?

Esta entrada fue publicada en Firmas, Iconos, Monográficos, Música, Tendencias, Vintage

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>