El País

Categoría: Salud

Día 53: La primera vez que recibí una sesión de cosquillas

cosquillearte

Gracias a esa increíble capacidad que tienen las calles de Madrid para reconfigurarse cuando es de noche, y retorcerse aún un poco más cuando llueve, me he perdido. En mi barrio. Y he llegado a Cosquillearte tarde, mojada y tiritando un poco. Cosquillearte es un sitio que había descubierto gracias a Chica Lista y el [...]

También publicada en Descanso | Comentarios cerrados

Día 49: La primera vez que hice aeroyoga

SONY DSC

También podría escribir hoy sobre la primera vez que me dedicaron un espacio en GQ, un espacio como ese, ni más ni menos (qué-cómo-por qué). No es sólo un episodio más de esta maratón de situaciones surrealistas en la que se ha convertido mi vida últimamente. Es practicamente un suceso de una realidad alternativa, como [...]

También publicada en Deporte | Comentarios cerrados

Día 48: La primera vez que decidí pasar todo el día sin hablar con nadie

mute

Este memorama me lo sugirieron y la verdad es que pensé que sería muy tramposo hacerlo el típico día festivo, como hoy, en el que me quedo encerrada en casa. Aparte de que tampoco sería la primera vez. Pero luego me paré a pensar, ¿cómo podría hacerlo si fuera en un día de trabajo? ¿Hablando [...]

También publicada en Mental | Comentarios cerrados

Día 30: La primera vez que practiqué la meditación

meditation

Decidí probar la meditación hoy, porque era algo que requería poco tiempo y porque pensé que sería un buen plan para reconciliarme conmigo misma.

También publicada en Mental | Comentarios cerrados

Día 17: La primera vez que fui a correr al Retiro

retiro

Los grupos sociales en los parques como el Retiro están muy bien definidos: tenemos a la gente que corre, la gente que pasea carritos con bebés, la gente que va en grupo con cámaras pequeñas, y la gente que va sola con una réflex enorme en la mano. Los que se sientan en un banco [...]

También publicada en Deporte, Sin categoría | Comentarios cerrados

Día 3: La primera vez que usé un antifaz para dormir

Hay dos pequeños gestos por los que la Humanidad merece ser salvada de una extinción fulminante. Uno es dejar caer el monóculo ante algo que nos sorprende, y el segundo es levantar un poco el antifaz de dormir para ver qué coño diablos es lo que está perturbando nuestro descanso (gran clásico de los vuelos transoceánicos).

También publicada en Descanso | Etiquetas: , , | Comentarios cerrados