El País

Archivos del mes: septiembre 2011

Día 8: La primera vez que pasé por debajo de una escalera

escalera

Nuestra mente tiende a ordenar los recuerdos en forma de narración. Las supersticiones no son mas que la asociación de dos hechos aislados a los que nuestra mente atribuye una relación causa-efecto que no existe.

Entrada publicada en Miscelánea | Etiquetas: , | Comentarios cerrados

Día 7: La primera vez que usé un serum de brócoli.

Un bodegón de producto siempre mejora con lacasitos de fondo.

Para ser sincera, he de decir que odio cuando los periodistas o los publicistas se inventan lo de “generación loquesea” para vender algo. Especialmente si yo soy la publicista encargada de pensar en el nombre.

Entrada publicada en Belleza, Facial | Etiquetas: , , , , , | Comentarios cerrados

Día 6: La primera vez que me puse extensiones en las pestañas.

ojodespues2

Esos pequeños pelitos con los que nuestros párpados defienden al ojo de los cuerpos extraños, ese mecanismo tan delicado y floral, es uno de los estandartes de la femineidad.

Entrada publicada en Belleza, Ojos | Etiquetas: , , | Comentarios cerrados

Día 5: La primera vez que tuve en brazos a un bebé

Dani

El bebé se llama Dani, aunque es más conocido entre sus allegados por su título nobiliario: El Rey de España. Y como podéis observar, la cosa entre nosotros no ha funcionado demasiado bien.

Entrada publicada en Miscelánea | Etiquetas: , , | Comentarios cerrados

Día 4: La primera vez que vi lo que ocultaba el Ojo Mágico

Existen colectivos resentidos cuyos miembros unidos igualarían en poder de odio y destrucción a una horda vikinga si alguna vez fueran conscientes de pertenecer a uno. Es el caso de los niños que hace unas décadas nos dejamos la vista sobre las páginas de los libros del Ojo mágico sin obtener nada más que humillación. Y somos muchos más de los que parece.

Entrada publicada en Miscelánea | Etiquetas: , , | Comentarios cerrados

Día 3: La primera vez que usé un antifaz para dormir

Hay dos pequeños gestos por los que la Humanidad merece ser salvada de una extinción fulminante. Uno es dejar caer el monóculo ante algo que nos sorprende, y el segundo es levantar un poco el antifaz de dormir para ver qué coño diablos es lo que está perturbando nuestro descanso (gran clásico de los vuelos transoceánicos).

Entrada publicada en Descanso, Salud | Etiquetas: , , | Comentarios cerrados

Día 2: La primera vez que me convertí en comida para peces

Si alguien me parase por la calle y me preguntara, totalmente desprevenida, que qué opino sobre los animales, contestaría que son “una cosa” que me parece muy bien. “¿Perdona?” se sorprenderá mi interlocutor. Inmediatamente me daré cuenta de que he resumido un Reino entero de seres vivos en “una cosa” e intentaré disimular, contando una [...]

Entrada publicada en Belleza, Pedicura | Etiquetas: , , , | Comentarios cerrados

Día 1: La primera vez que escribí en Memorama

Hace unos meses fui a la fiesta de despedida de un amigo que se marchaba un tiempo a Seattle a hacer sus cosas de jefazo para la multinacional donde trabaja. Eligió él mismo el traslado porque necesitaba un cambio de escenario, una ruptura, un plan de escape. Sufrí un ataque de envidia tan intenso al [...]

Entrada publicada en Sobre el blog | Comentarios cerrados