Roy Jeans, tejanos hechos a mano

Roy Slaper es el hombre al mando de 40 máquinas de coser de las que 15 son imprescindibles para confeccionar su pantalón vaquero. Maneja las máquinas con ligereza, como si no fueran artefactos para montar jeans rígidos, sino instrumentos para tocar música delicada. A partir de una buena pieza de denim, Roy crea sus tejanos desde el principio, al completo. Los hace él solo combinando maquinaria. Así, desde su taller en California, burla las líneas de producción en las que es imposible comprender una prenda en su conjunto. Así controla hasta la extenuación los detalles de cada paso de la confección. “La gente aprecia mi trabajo y les gusta que sea yo quien haga cada par de tejanos. Puede que sea un comportamiento quijotesco, pero es parte de mi naturaleza”, explica por mail.

Roy pertenece a ese grupo de amantes del vaquero que tratan de recuperar su sentido original. Piezas sin lavar, 100% algodón del bueno tintado con el mejor índigo. Esto es, según Roy, la clave de un vaquero: “Lo más importante es utilizar un buen tejido. El mejor diseño se pierde con un denim malo y, al contrario, un diseño no tan bueno puede salvarse si se confecciona con un buen tejido”. Rebelarse
contra la dictadura de las tendencias fugaces a través de un tejano duro, azul y de corte sencillo, es parte del objetivo de estos fanáticos del denim.

Roy esquiva la moda. Desde siempre. De hecho, cuando comenzó con los vaqueros no los usaba. Le interesaron las máquinas. Máquinas de coser industriales cuyo funcionamiento desconocía. “Empecé a leer mucho sobre máquinas en PDFs y antiguos manuales que encontraba en internet. Después conocí a un chico que me animó a coleccionarlas y a reparar máquinas antiguas. Desde entonces es lo que hago”, explica. Por eso, además de las 14 o 15 que utiliza para confeccionar un tejano normal adecua los diseños a su colección de maquinaria. “La verdad es que consigo máquinas que me gustan y quiero trabajar con ellas, así que me invento una función para asignársela. Es decir, diseño algo en la prenda que responda a su función, al tipo de puntada…”, cuenta. Este Marinetti retro ama tanto sus máquinas que no podría elegir una entre todas: “es como hacerte elegir entre tus hijos. Con las máquinas, igual que con los niños, se tienen distintas relaciones. Con unas me llevo mejor y las uso todo el tiempo, otras son más complicadas, pero las quiero todas”, dice.

El vaquero, la prenda más sencilla, versátil y humilde, exige, en el caso de los Roy Jeans y como él mismo detalla, aptitudes dispares: “Mi formación es variada: arte visual, diseño, trabajos con metal,
construcción. Todo esto conforma mi proceso de aprendizaje. Para hacer exactamente lo que yo hago se necesita ser patronista, operador de máquinas, reparador de maquinas, diseñador gráfico y un poco
ermitaño
“.

Pero, si lo que le cautivan son las máquinas, ¿por qué elegir el pantalón vaquero entre todas las posibilidades que la moda ofrece? Ni él mismo lo sabe. Comenzó a probar sus máquinas con denim, al principio sin intención de hacer negocio. Después pensó en venderlos, pero apenas sabía coser así que el peso de tal tarea le pareció excesivo. Volvió al metal. Siguió cosiendo por las noches. Y así el proyecto Roy Jeans fue materializándose. Antes de todo esto no sentía nada especial por los jeans. “Amo los vaqueros porque hago vaqueros. Ante de hacerlos ni siquiera los utilizaba. Ahora me gustan tanto quepienso en hacer vaqueros todo el tiempo. Quizás aquí haya una lecturasobre la naturaleza del amor”, concluye.

Esta entrada fue publicada en Hecho a mano, Raw denim, Tejano original, Vaqueros y clasificada en ,

Un Comentario

  1. Publicado: 12 7/12 a las 15:11 | Permalink

    MARAVILLOSO!!

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>