Los píxeles ganan protagonismo en casa

14 Diciembre, 2016 por Houzz.es
Bloordale Renovation

 

El pixelado es un efecto causado por visualizar una imagen a un tamaño en el que los píxeles individuales son visibles al ojo. Tomando como punto de partida este efecto ha surgido el Pixel art, una forma de arte digital que consiste en dividir las imágenes píxel a píxel para construir un dibujo nuevo, casi deshecho pero perfectamente perceptible. Imágenes de este estilo pueden elaborarse usando todo tipo de materiales, desde textiles a papel pintado e incluso mosaico. Veamos a continuación algunas maneras de usarlo en decoración.

Bridle Path Powder Room

 

Mensajes telegráficos. Si la propuesta anterior te ha parecido excesivamente expresiva para tu gusto, este otro empleo que simula una tipografía digital pixelada resulta mucho más sutil pero al mismo tiempo es de lo más efectivo. Además, lo puedes hacer tú mismo sobre un revestimiento ya existente y es una manera muy sencilla de actualizarlo. Puedes emplear pintura especial para este tipo de baldosas, pegatinas o vinilos, aunque en un cuarto de baño estos últimos no son muy aconsejables puesto que se trata de una zona que acumula humedad y pueden despegarse.

Como cuadro abstracto. En decoración todo es posible, siempre y cuando se equilibren las proporciones y efectos. Si optas por un cuadro tamaño XXL inspirado en la impresión digital y en el empleo del píxel como elemento gráfico, éste llenará el salón de protagonismo. Por eso acompáñalo siempre de mobiliario y accesorios decorativos en tonos neutros para contrarrestar el impacto visual que éste provoca y equilibrar bien el ambiente.

STonehedge Exteriors

 

A tus pies. Si te gusta este efecto, la manera más sencilla de introducirlo en un espacio es a través de los textiles o de una alfombra. Al ser tendencia, no tendrás problemas en encontrar en el mercado elementos que encajen con el estilo de tu casa. En particular, una alfombra de estas características dinamizará mucho cualquier ambiente. En este caso, no te olvides de que es conveniente acompañarla de unos muebles en colores neutros.

Sant Joan

 

Un cabecero muy colorista. En el dormitorio puedes añadir un estampado pixelado a través de los textiles de la cama, cojines, sábanas o plaids. Pero si buscas algo más atrevido, empléalo para destacar el muro donde se encuentra el cabecero de la cama. En este caso, usa un papel pintado lavable, como los vinílicos, ya que son más duraderos y resisten mejor a los roces.

Puedes cubrir toda la pared del cabecero o decorar con este efecto solo la zona que coincide con la anchura de la cama, bien de suelo a techo o hasta media altura. Todo depende de lo intenso que quieras que sea el resultado.

Colorful Mid Century Modern Residence

 

Black + White Bath w/Mosaic Tile

 

Efecto nieve. En este ambiente se aprecia muy bien cuánto protagonismo puede llegar a adquirir un efecto pixelado si se usa en una gran superficie, como es el caso del suelo y la pared de este baño. El efecto óptico es extraordinario, muy atractivo y original. No obstante hace que el espacio parezca más pequeño de lo que es al tener tanto peso visual. Recuerda, la contención en este caso es siempre la clave.

En pequeñas y estudiadas dosis. Por último, si no te atreves a hacer una aplicación mural, siempre puedes optar por un mueble que esté decorado con este tipo de efecto. Si se trata de una sala grande, busca muebles como el de la foto o incorpora tapizados de este estampado en sofás y sillones. Si es una habitación pequeña, decántate mejor por los píxeles en textiles o accesorios decorativos, que no monopolicen el ambiente pero que al mismo tiempo le den un toque divertido.

Houzz logo

Enlaces recomendados:

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?